Salva Tu Matrimonio | Parte 1


Descripción: ¿Cómo sé si es la persona correcta? ¿Cómo sé si la soy yo? ¿Cómo es una relación sana de todos modos? Hay tantas preguntas a considerar para relaciones duraderas. Es hora de hablar de verdad sobre las relaciones, el matrimonio y el sexo.

Decisiones Diferentes | Parte 4


Cada año nuevo, tomamos decisiones sobre quiénes queremos ser. Hacemos resoluciones; establecemos metas. Pero a menudo estos objetivos se centran en nosotros mismos. Perder peso, ahorrar dinero: incluso los mejores objetivos suelen ser inherentemente egocéntricos. Para vivir la vida que Dios tiene para nosotros, debemos estar dispuestos a rechazar nuestra propia comodidad por el bien de los demás. No es fácil, y seguro que no es cómodo. Pero cuando te niegas a ti mismo, Dios puede hacer mucho más.

Decisiones Diferentes | Parte 3


 Cada año nuevo, tomamos decisiones sobre quiénes queremos ser. Hacemos resoluciones; establecemos metas. Pero a menudo estos objetivos se centran en nosotros mismos. Perder peso, ahorrar dinero: incluso los mejores objetivos suelen ser inherentemente egocéntricos. Para vivir la vida que Dios tiene para nosotros, debemos estar dispuestos a rechazar nuestra propia comodidad por el bien de los demás. No es fácil, y seguro que no es cómodo. Pero cuando te niegas a ti mismo, Dios puede hacer mucho más.

Decisiones Diferentes | Parte 2


 Cada año nuevo, tomamos decisiones sobre quiénes queremos ser. Hacemos resoluciones; establecemos metas. Pero a menudo estos objetivos se centran en nosotros mismos. Perder peso, ahorrar dinero: incluso los mejores objetivos suelen ser inherentemente egocéntricos. Para vivir la vida que Dios tiene para nosotros, debemos estar dispuestos a rechazar nuestra propia comodidad por el bien de los demás. No es fácil, y seguro que no es cómodo. Pero cuando te niegas a ti mismo, Dios puede hacer mucho más.

Decisiones Diferentes | Parte 1


 Cada año nuevo, tomamos decisiones sobre quiénes queremos ser. Hacemos resoluciones; establecemos metas. Pero a menudo estos objetivos se centran en nosotros mismos. Perder peso, ahorrar dinero: incluso los mejores objetivos suelen ser inherentemente egocéntricos. Para vivir la vida que Dios tiene para nosotros, debemos estar dispuestos a rechazar nuestra propia comodidad por el bien de los demás. No es fácil, y seguro que no es cómodo. Pero cuando te niegas a ti mismo, Dios puede hacer mucho más.